La épica del encierro

Mientras las demoras en la vacunación empujan nuevas restricciones, es bueno recordar por qué en el caso de la cuarentena eterna el remedio fue otra enfermedad.

Por Gustavo Noriega