Los chetos y yo

En mi larga excursión a los ricos aprendí a decir ‘calle’ de manera elegante. Y que la gente es más o menos igual en todos lados.

Por Lisandro Varela