LEO ACHILLI
Especial Elecciones

Las PASO como deberían ser

Es positiva la proliferación de alternativas en las primarias de JxC. Las razones detrás del surgimiento de "Adelante Ciudad".

Desde su creación, las PASO han sido criticadas como herramienta para dirimir diferencias internas de las coaliciones y definir las listas que se constituyen como opciones en las elecciones de medio término o presidenciales. Creo que esta vez van a cobrar un sentido particularmente positivo, y a la vez un desafío, al menos para el espacio político que me toca representar.

Quienes participamos en política desde hace años sabemos lo que significa el momento de cierre de listas. En general, las presiones al poseedor de la lapicera por incorporar los diversos sectores en una única propuesta es la que prima, por encima de las identidades de los grupos y sus potenciales propuestas. El caso extremo es la lógica del dedo, la que aplicó el Frente de Todos, con listas únicas decididas desde arriba.

El caso extremo es la lógica del dedo, la que aplicó el Frente de Todos, con listas únicas decididas desde arriba.

El espacio de Juntos por el Cambio pudo sortear esa situación, pese a un innecesario esfuerzo por integrar propuestas únicas con la errada idea, a mi criterio, de que esa es la forma de hacer más robustas las opciones. Tal fue el caso de la conformación de las listas de la Ciudad de Buenos Aires. El deseo de Horacio Rodríguez Larreta de constituir una única lista de la coalición fue ambicioso desde el comienzo. Había que conformar a muchos sectores del espacio, e incluso de la propia interna del PRO. Este esfuerzo por construir una propuesta catch all fue escurriéndose como agua entre las manos. Así es como aparece la lista de Republicanos Unidos como invitada a la coalición, con la idea de incorporar por adentro a un posible voto de perfil liberal-libertario, que podría no haber quedado conforme con la resolución de la virtual interna de Patricia Bullrich y Larreta, y que no se escapara en noviembre de la mano de Milei.

La vacante progresista

Pero en este intento, la coalición dejó un espacio representativo de un electorado progresista, que no se identifica con el kirchnerismo-albertismo porque está comprometido con la defensa de la república y las libertades individuales y que, a la vez, está preocupado con la afectación de derechos sociales, como la salud y la educación, así como con el democrático funcionamiento institucional, entre otros. Ese es el espacio que alentó a la presentación de “Adelante Ciudad” en las PASO de Juntos por el Cambio, con Adolfo Rubinstein a la cabeza, Facundo Suarez Lastra intermediando y Luis Brandoni coronando el lugar trece, en una propuesta que tiene dos objetivos principales: enriquecer la lista definitiva de la coalición y llevar al Congreso una agenda de temas prioritarios, que requerirán tratamiento por varios años como resultado de la pandemia y de su mala gestión.

Así, la lista de “Adelante Ciudad” está armada con perfiles muy particulares, porque algunos de ellos son expertos, pero a la vez no son ajenos a la política, mientras que otros son perfiles profesionales y militantes comprometidos con causas a través de la acción social territorial. Es decir, gente que se formó y actúa en esos temas críticos pero que siempre mostró compromiso y vocación política a través del partido radical. De esta forma, las PASO permiten al votante de Juntos por el Cambio incidir en la conformación de la lista final para expresar de la mejor manera sus preferencias. Hasta acá lo bueno de las PASO.

Creo que en los aspectos críticos las PASO, quizá sin quererlo, debilitan los mecanismos internos de los partidos para dirimir sus diferencias. Las PASO, como instancia en el horizonte, convierten en casi imposible para los partidos políticos la aplicación del mecanismo de selección de los candidatos que mejor expresen sus ideas para aportar a la coalición en las elecciones abiertas. Así como el PRO podría haber resuelto sus tensiones puertas adentro, la UCR también se perdió esta oportunidad. Tan conocidos por la devoción a las internas, el partido que acaba de cumplir 130 años llevó adelante estos procesos para elegir autoridades partidarias –algo fundamental porque es la vida cotidiana del partido– pero no incluyó en ellos la elección de los candidatos del partido para la próxima elección. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, no hubo posibilidad de discutir y acordar cuáles eran los mejores perfiles que el partido tenía para aportar en base a una plataforma y esto explica, también, la existencia de la lista “Adelante Ciudad”. Mucho para aprender nos dejan estas PASO. Aprovechémoslo.

 

 

 

Compartir:
Mónica Marquina

Pre-candidata a Diputada Nacional en CABA por la lista Adelante Ciudad de Juntos por el Cambio. Doctora en Educación Superior. Profesora de Política Educacional y Educación Comparada (UBA). Investigadora de Conicet. Coordinadora de la Comisión de Educación de la Fundación Alem.

Seguir leyendo

Ver todas →︎

¿Queremos ganar o tener razón?

Hay que convencer a los tibios. Nos tiene que votar el massista que veranea en sunga en Canasvieiras, como dicen en Twitter.

Por Diego Papic

Los valores importan

El dialoguismo no puede ser un fin en sí mismo. De estas PASO tiene que surgir un liderazgo opositor que no se avergüence de reafirmar sus convicciones.

Por Franco Rinaldi

Algo que nos representa a todos

Los cierres de listas son más sencillos cuando uno está en el gobierno. Del armado de JxC valoro la inclusión de todos los sectores y la creciente influencia de los intendentes.

Por Diego Valenzuela