Cambiemos la música

Para ganarle al ruido sordo de conflicto permanente que propone el populismo, hay que mover la conversación: dejar de legitimarlos, discutir con los hechos y pasar a proponer soluciones.

Por Gabriela Saldaña