Tribuna

Un país de propietarios

Mis 14 propuestas para el período legislativo 2021-2025

Se repite hasta el hartazgo, y coincido en esa apreciación, que en esta elección nos jugamos mucho: limitar un gobierno abusivo y errático y comenzar a conformar la mayoría parlamentaria que requerirán las reformas que el país necesita, y que Juntos, como expresión política de una sociedad harta de improvisación, debe materializar. Es así, estamos en campaña, es el momento de “la política” como expresión de poder y no tanto de “las políticas” como instrumentos de intervención. Es momento de construir y sostener un imaginario que nos saque del pantano, que nos renueve la energía y que altere los procesos de construcción de legitimidad. Argentina necesita reivindicar otras acciones, poner foco en otros procesos, valorar los esfuerzos que tantos hacen y construir otro escenario político. Como bien dicen los carteles callejeros: ¡basta!

Ha circulado todo el tiempo en la campaña la noción de “libertad”, como contracara del agobio que se siente, ya no (felizmente) por la existencia de un estado autoritario tradicional, pero si por la sensación de falta de horizonte que se genera cuando se cuestiona la iniciativa, cuando se pretende instalar una moral pública, cuando se pasa de la corrección política a la cancelación o sencillamente cuando el fracaso económico erosiona la posibilidad de realización personal.

Un nuevo escenario político, alejado de los maximalismos, de la política espectáculo, de la simplificación y de las modas, es la alternativa a una conversación pública crispada e inaudible y sobre todo estéril. Necesitamos reformas de calado y justamente por eso mismo, por la profundidad del cambio a gestionar, es imprescindible tener no solo ideas, sino claridad, estrategia y ejemplaridad.

Sin embargo, las mejores ideas deberán encarnar en iniciativas concretas, para que no se diluya la energía del cambio.

Sin embargo, las mejores ideas deberán encarnar en iniciativas concretas, para que no se diluya la energía del cambio. Por eso mismo, asumo el compromiso de poner a consideración las iniciativas que impulsaré desde mi banca en el Congreso de la Nación, si la ciudadanía renueva la confianza en la lista que integro y me permite acceder a la misma.

Partiendo de una visión conceptual, que ya sinteticé en Seúl hace unos meses, voy a trabajar para:

1. La creación de un programa federal de acceso al suelo urbano que le permita a cada familia alcanzar la condición propietaria de modo regular de un lote en condiciones razonables a un costo que no supere el 50 % del salario mínimo. Existen los recursos para fondear el programa, a partir de la detracción especial que se hace de una parte del denominado impuesto solidario creado en la emergencia. Su gestión transparente movilizaría a decenas de empresas a generar suelo urbano, y se podrían establecer de modo racional y con criterio social las condiciones de acceso. Como antecedente, ya he presentado un proyecto en este sentido. A modo de actualización, el gobierno federal debería estimular a las localidades que mayor inversión “sociourbana” realizan.

2. La generación de un bono fiscal a las empresas que invierten en calificación del personal “en nómina” o “a contratar”, propio o de su cadena de valor implicada. Luego de la triste noticia planteada desde la empresa Toyota, sobre dificultades de conseguir un número relevante de personas con ciertas competencias, resulta indispensable movilizar recursos y organizaciones hacia una formación específica para el empleo, que no constituya un sobrecosto empresarial y que multiplique a lo largo y ancho del país un esfuerzo de calificación imprescindible para garantizar empleos de calidad e inclusión social.

3. Tratamiento diferenciado al primer empleo (menores de 25 años), para incrementar modos de inserción laboral temprana, atendiendo al significativo impacto positivo en de tal circunstancia en los jóvenes.

4. La creación de un programa federal de fortalecimiento de la frutihorticultura, fundado en sus aportaciones en materia de salud, empleo y organización territorial basado en 6 pilares: a) la promoción del consumo (hoy por debajo de los estándares recomendados); b) facilidades de acceso al suelo y a la tecnología a los productores; c) régimen laboral especial, con reconocimiento a las especificidades de la actividad; d) eliminación del IVA a una canasta básica frutihortícola; e) promoción de la certificación, para favorecer el acceso a mercados de excelencia; y f) eliminación de las trabas a la exportación de frutas, verduras y hortalizas (retenciones).

5. Creación de una Comisión Técnica dependiente del Congreso, para que en un año eleve a su consideración una propuesta de “reforma territorial” que satisfaga las expectativas de un desarrollo equilibrado (incluyendo la posibilidad de modificación de los límites políticos de las jurisdicciones).

6. Creación de una Agencia Nacional de Regulación Biotecnológica, para disminuir la conflictividad que las innovaciones en la materia pudieran generar y sostener el rol de liderazgo regional que el país posee, además de facilitar por via regulatoria las condiciones de desempeño empresarial en el área.

7. Impulso por vía legislativa a un programa federal del “áreas metropolitanas”, orientado a facilitar su gobernabilidad.

8. Ley de semillas que garantice los derechos de las empresas generadoras del área y posibilite un acceso regular y controlado al uso de las mismas debidamente aprobadas y certificadas.

9. Ley de transparencia fiscal, que obligue a exhibir en todo bien o servicio puesto a la venta en el mercado la diferencia entre su precio original y la carga impositiva que pesa sobre dicha transacción.

10. Ley federal de promoción del uso de la bicicleta. Que genere condiciones marco de un uso seguro de la misma y facilite a los gobiernos locales transicionar hacia modos de movilidad desmecanizados y amigables con el ambiente.

11. Pacto federal forestal. Promover desde el Congreso Nacional, mediante una ley marco, las condiciones de un régimen que posibilite el incremento de la inversión, el agregado de valor, la conservación de nuestros bosques nativos, el cuidado del stock forestal, la reforestación de áreas vacantes disponibles, la reivindicación de la cultura de cuidado del árbol tanto para fines económicos como extraeconómicos y la regeneración verde de áreas urbanas y suburbanas.

12. Programa Ruta 40. Generar un programa ad-hoc que atienda de modo integral la imagen, la gestión y la puesta en valor de la Ruta Nacional 40 como símbolo nacional, constituyéndola en un icono turístico. Constituirla como un símbolo de la diversidad del país y elemento de visibilidad.

13. Generación del programa “Primera exportación”, que facilite la exploración de mercados y premie (de manera diferenciada) tanto la primera exportación de una empresa, como la apertura de un nuevo mercado.

14. Sustituir el impuesto a los débitos y créditos (cheque), por un impuesto al uso de dinero en efectivo, para facilitar el blanqueo económico masivo y posibilitar la disminución progresiva de la presión fiscal sin afectar las ya frágiles cuentas públicas.

He centrado mis contribuciones concretas en los temas sobre los cuales he hecho una exploración de posibilidad, con agentes, información y datos. Obviamente mi trabajo legislativo no se agota en ello, no solo por las intervenciones en los debates, sino porque integraré un rico y amplio interbloque donde la agenda económica, social, sanitaria, infraestructural y previsional tendrá excelentes referentes con los que formular las mejores propuestas y acompañar una tarea como el país necesita. Tenemos valores, tenemos lectura política, tenemos vocación de cambio e iniciativas concretas.

Vamos a ganar. Vamos a cambiar definitivamente.

 

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.

 

Compartir:
Fabio Quetglas

Pre-candidato a Diputado Nacional en PBA por la lista Dar el Paso de Juntos por el Cambio. Diputado nacional por Buenos Aires (UCR-Juntos por el Cambio). Es abogado (UBA), magister en Gestión de Ciudades (Universidad de Barcelona) y en Internacionalización del Desarrollo Local (Universitá degli Studi di Bologna).

Seguir leyendo

Ver todas →︎

Buena gestión, liderazgo en pandemia y amplitud política

Un miembro de su equipo explica las razones de la apabullante reelección de Gustavo Valdés en Corrientes, donde la semana pasada sacó casi el 77% de los votos.

Por Marcelo Pucciariello

Un atentado al futuro

El debate sobre el cierre de escuelas revela la improvisación del Gobierno Nacional y su incapacidad para ver más allá de la falsa antinomia entre educación y salud.

Por Brenda Austin

Un norte para Argentina

De poco vale la solidaridad con Formosa si desde JxC no apostamos a un cambio profundo y emancipador en nuestras provincias del norte. El peronismo no lo va a hacer.

Por Fabio Quetglas