Martin Gurri

El analista estadounidense explica por qué Internet canaliza la furia del público contra las élites y por qué no tiene sentido pedirles a Facebook o Twitter que censuren a sus usuarios.

Por Hernán Iglesias Illa