Esclavo de su éxito

Las primeras medidas de Massa parecen haber calmado las variables de corto plazo, pero a costa de profundizar desequilibrios más adelante. ¿Aprovechará el tiempo ganado?

Por Francisco Mattig