LEO ACHILLI
La economía en 3 minutos

#18 | A desregular, mi amor

Los mercados recuperaron la tranquilidad luego de la turbulencia. Milei recuperó la iniciativa con el nombramiento de Sturzenegger, pero no esperemos resultados inmediatos.

Hace unas semanas titulamos el envío: “Ni tan bien antes, ni tan mal ahora“. Esta semana refleja un poco ese espíritu. El mercado, angustiado lunes y martes con esa sensación de fin del mundo. Más tranquilidad a partir del miércoles. Vino bien el cuasi feriado del jueves por la independencia de Estados Unidos. El ancla fiscal hace una diferencia descomunal frente a situaciones de nerviosismo que vivimos anteriormente.

Pero la película cambiaria, como la presenta el Gobierno, no termina de cerrar. Los Toto Boys insisten con que el tipo de cambio de la convertibilidad era 600 de hoy y yo insisto en pensar que quizás me convoca Scaloni. No va a ocurrir ninguna de las dos porque ni yo ni la Argentina estamos en condiciones de estar en esos niveles. De todas formas, el Gobierno se adaptó a lo que quiere el mercado y en la licitación de esta semana está ofreciendo muchos bonos ajustados al dólar. Si no puedes vencerlos, únete a ellos.

[ Presenta este newsletter Cushman & Wakefield, especialistas en inversiones inmobiliarias corporativas. Auspicia Galileo Fondos. Invertí con confianza. Invertí con inteligencia.]

El Peluca recuperó la iniciativa con el nombramiento de Sturzenegger como ministro de Desregulación y Transformación del Estado. Si en algún momento la Argentina puede convivir con un dólar barato, va a ser luego de años de desregular, simplificar, transparentar, competir y todo lo que le encargaron al nuevo ministro. La macro es clave, pero sin la reforma micro la Argentina no sale.

Obviamente, no hay que ponerle fichas de corto plazo, porque los impactos, necesariamente, serán de mediano y largo. Pero la estrategia política y de implementación de la desburocratización de la Argentina tiene que tener algún resultado rápido para que la sociedad pida más. Vamos a ver cuánto poder consigue el nuevo ministro para desarmar tongos. No es fácil, porque quienes se benefician de determinadas actividades tienen poder y lo usan. Y este gobierno tiene ambición de desarmar tongos, pero la real politik le juega en contra. Como vimos en la Ley Bases, para aprobar hubo que dejar de lado muchos temas y arriar muchas banderas.

En cuanto a la actividad, vimos datos mejores en mayo. La construcción repuntó 6 puntos contra abril, aunque sigue en zona de descenso. La industria se tuvo que conformar con no caer. Mejoraron la producción de hidrocarburos y la venta de nafta. Sin embargo, los datos de junio que conocimos no fueron buenos. Pero cuando comparamos mayo con junio, tenemos un mes con 22 días hábiles seguido por otro de 17 y eso complica las desestacionalizaciones.

Nuestra impresión es que lo peor en nivel de actividad ya pasó, pero la recuperación es demasiado tenue para que la sienta la gente. Ayuda una pequeña mejora del salario y el crédito, pero el nivel de empleo va para atrás y la suba de servicios públicos puede hacer que la tenue recuperación de salario no se note en consumo.

La recaudación de junio fue “mediocrona”. Aun así, no se descarta que en junio aparezca un pequeño superávit primario, aunque los datos no están claros. Los depósitos del sector público cayeron, pero el Gobierno pisó una serie de pagos, como los aguinaldos en algunas agencias del Estado, y además en junio se cobró una barbaridad de impuesto al cheque, porque se postergó uno de los vencimientos de mayo. Justamente, el impuesto al cheque es uno de los indicadores líderes más fieles para el nivel de actividad, pero esta postergación de vencimientos nos deja los datos sucios, sin poder sacar mucha conclusión.

Para esta semana, la clave estará en la inflación. El lunes sale la de la Ciudad de Buenos Aires y el viernes la de todo el país. Da toda la sensación de que va a ser un 5 y poquito, aunque algunos colegas están por debajo de 5. En cualquier caso, será un buen número. Julio arrancó arriba en la primera semana y suele tener una estacionalidad mala por las vacaciones de invierno.

Estaremos pendientes sobre qué pasa en el Senado con la fórmula de la jubilación y desde ya todos los eventos políticos alrededor de los festejos del 9 de julio.

Hasta la semana que viene.

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

Si querés suscribirte a este newsletter, hacé click acá (llega a tu casilla todos los lunes).

Compartir:
Andrés Borenstein

Economista jefe de Econviews. Profesor de economía (UBA y UTDT). Conductor del podcast 'La economía en 3 minutos'.

Seguir leyendo

Ver todas →︎

#20 | Los lobos no entienden al león

Hay una desconexión entre el mercado y lo que el Gobierno quiere. ¿De quién es la culpa?

Por

#19 | La vida por bajar la brecha

El Gobierno se asustó con el dólar a 1.500 y Caputo hizo una movida rara. Somos resultadistas: si funciona, punto para los Toto Boys.

Por

#17 | El cepo está vivito y coleando

El mercado no festejó la aprobación de la Ley Bases y los anuncios de Caputo tuvieron sabor a poco.

Por