ELOÍSA BALLIVIAN

Esperanzas de Moncloa

Comentarios de nuestros lectores a notas de Julio Montero, Matías Baranda Ruales, María José Navajas, Santiago J. Dondo, Alejandro Bongiovanni y Luis Diego Fernández.

Sobre «Libertad y caos en Jurassic Park», de Matías Baranda Ruales

(podés leerla acá)

Excelente planteo, con el que concuerdo ampliamente. Salvo cuando escribe “quilombo” y otros detalles, como cuando repite letras o pivotea. Un texto con errores infantiles.

Reitero: excelente planteo y forma de ver la libertad en todo sentido como fundamental para la existencia.

¡¡¡Gracias totales!!!

─Miguel Ángel Galeano.

 

 

Sobre «Clases no había», de María José Navajas

(podés leerla acá)

Me pareció excelente y muy clara la nota. Soy docente de inglés y viví en carne propia todo. Eso me llevó también a unirme a Padres Organizados.

Ahora me parece algo tan distante y loco, así que celebro esta revisión que propone Navajas. Equivocar nos equivocamos todos, pero es necesario revisar y aprender de los errores. A nuestro país le falta un mecanismo más aceitado para esto.

Saludos,

─Gabriela Rosso.

 

 

Sobre «No hagamos fábricas de baterías», de Santiago J. Dondo

(podés leerla acá)

Estimados en Seúl:

Una de mis rutinas dominicales es leer detenidamente vuestros interesantes y actuales temas; especialmente los relacionados con el desarrollo y la industria en Argentina, país que dejé hace ya más de tres décadas, “secuestrado” por el amor de una mujer noruega.

El tema de las fábricas de baterías fue muy discutido durante mucho tiempo en Noruega, a nivel empresarial y político. Finalmente se decidió establecer la primera fábrica en Mo i Rana, no muy lejos de mi ciudad, Bodø, capital de la provincia de Nordland.

A esta ciudad de sólo 21.000 habitantes la explotación de sus recursos naturales, cambios tecnológicos e innovación le significará un crecimiento de 5.000 nuevos residentes venidos de todo el país y del extranjero.

La inversión se ha logrado debido a un gran trabajo en cooperación entre capitales americanos y noruegos, con el total apoyo del gobierno noruego.

Les copio un link: https://www.freyrbattery.com/news/freyr-battery-concludes-frame-agreements-for-more-than-90-of-its-raw-material-requirements-for-initial-plants-in-mo-i-rana

Un afectuoso saludo,

─Ricardo Clarke.

 

 

Sobre «Ellos y nosotros», de Alejandro Bongiovanni

(podés leerla acá)

Magnífica nota. Felicitaciones a autor.

Hay un segundo tiempo y ya sabemos para que usarlo. Es una ventana de oportunidad que se abre y ojalá podamos enfrentarlo, y sino morir en el intento. De ser así, Argentina se sumergirá en su peor decadencia.

─Eduardo Gutman.

 

 

Sobre «El penúltimo dandy porteño», de Luis Diego Fernández

(podés leerla acá)

Muy acertada la aproximación a Federico Klemm en el comentario sobre su biografía con testimonios recopilados por Rodrigo Duarte. La prosa ─que en el libro está ausente─ en la crónica de Luis Diego Fernández es elegante y precisa.

─Kado Kostzer.

 

 

Sobre «Sólo los halcones pueden cerrar la grieta», de Julio Montero

(podés leerla acá)

Sigue el debate y aporte de ideas en torno a la interna de Juntos o Cambiemos, y otra vez el artículo parece centrarse en el cierre de la grieta como principal diferencia entre halcones y palomas. El principal argumento de los halcones es que Larreta transará con el status quo. En el famoso “consenso del 70%” entran todos los que apuestan por un status quo “sustentable”, mejor administrado y más racional: las mafias sindicales, el massismo reciclado, los medios que viven de la pauta, los gerentes de la pobreza, los comunicadores reperfilados y los empresarios prebendarios que gastan fortunas en operadores de pasillo. Sin embargo la Pato (nuestra montonera de fusiles verbales) no para de pactar con Monzó, Sáenz, Melella y cuanto peronista, radical o amiguete de Massa sea con tal de llegar al poder. El líder de los halcones, Macri (que acusó a Monzó y Frigerio de entreguista al peronismo), parece poco dispuesto a un CAMBIO en el status quo de CABA, y para ello pone a su primo, no sea cosa que un Fernán Quirós destape la olla.

En el fondo, el discurso de la grieta tanto de Larreta como de Patricia es sólo un eslogan para la interna, pero para el CÓMO (todos dicen para qué pero no CÓMO) hay que lograr políticas de Estado y reformas estructurales. Plantear la democracia directa como instrumento parece tan utópico como las puebladas K para liberar a Milagro Sala o a la Reina Batata de su destino entre rejas.

La clave de la interna no son los eslóganes que nos quieren vender, es el tipo de liderazgo que queremos para los cambiemitas. Hoy estamos todos: los nosotros cierra-grieta y los ellos votantes del PRO, más allá de discrepar con esa mini-grieta interna que plantea el articulo, ¿queremos un liderazgo tipo Fernán Quirós o uno tipo Jorge Macri? ¿Queremos al político profesional maratonista convencido de la rosca como instrumento válido para lograr objetivos (viene a mi mente una frase de Luis Alberto Lacalle: “la política es el arte de hacer posible lo necesario”) o queremos a nuestra Liz Truss, con sus fusiles verbales, convencida como en los ’70 de que el grupito de iluminados cambiaría el mundo, sin necesidad de acordar, porque ella es una piba pesada que le rompe la cara al que se meta con ella?

Y por último Mauricio, que cada día se parece más a Riquelme, y no por su talento futbolístico, sino por su capacidad como dirigente. Mas allá de los méritos de haber fundado el PRO y de las buenas intenciones, ya tuvo su oportunidad (en parte desperdiciada) y, en su intento de autocrítica, defenestró a muchos colaboradores (llegó a decir que él les dijo que no tomaran deuda). Ahora parece el iluminado que tiene las respuestas. Que escriba un libro que se llame CÓMO y que deje de especular con el electorado. Si cree que lo mejor para Argentina es él, que se presente a las PASO. Si no que haga como los presidentes americanos, que dejan lugar nuevos liderazgos.

Por último, el artículo valoriza mucho la creación de un relato (“en política los hechos son abstractos; lo único concreto son las palabras”) y en términos generales plantea una estrategia espejo con los K, como si para ganarles hubiera que hacer como hacen ellos (“requiere una ambiciosa estrategia de intervención cultural”). Discrepo profundamente con ese concepto que se respira en toda su argumentación.

─José Sánchez Varela, votante del PRO, clase media que sigue pagando la fiesta con sus impuestos y no pierde las esperanzas de tener nuestra Moncloa y y encontrar un Santiago Carrillo.

 

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

 

Compartir:

Seguir leyendo

Ver todas →︎

No subestimemos a Milei ni a sus votantes

Es lo que nos piden nuestros lectores.

Por

La última moneda que nos queda por jugar

Un tango que nos describe.

Por

Team Garcés o team Avelluto

Y vos, ¿de qué lado estás?

Por