Rumbo claro,
secuencia imposible

Todo el mundo sabe qué hay que hacer para sanear la economía. Lo que no todos reconocen es que cada acción en la dirección correcta traerá costos políticos y sociales en el corto plazo.

Por Federico Moll