Relación de ideas

#3 | Así de simple

De un lado está la gente decente y del otro lado los hijos de puta.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. Te quiero contar algo relacionado con mi labor cotidiana.

La invasión de la Rusia de Putin a Ucrania me sorprendió trabajando varias horas por día como periodista en televisión y radio. De pronto, me encontré hablando de oblasts y de misiles nucleares. El periodista generalista responsable le tiene que poner el cuerpo a todo: un día es la pandemia y los planes de vacunación, al siguiente ver cómo se impide que se propague un incendio en un campo y después averiguar cuándo la península de Crimea quedó en manos de los rusos. Y ahí está uno al aire, tratando de memorizar “Lugansk” y “Donetsk”, sabiendo que los errores quedan grabados y que allá en las redes hay un tribunal tan extenso como implacable dispuesto a crucificarte ante el menor titubeo. Lo sé porque pertenezco a él.

Así las cosas, el periodista generalista responsable, a quien las circunstancias lo llevan a una zona informativa donde no hace pie, toma la decisión de leer todo lo que se pueda, estudia mapas, revisa la biblioteca a ver si algún libro echa luz, escucha otros programas y presta atención a las entrevistas. Y aplica la regla de oro: que su proporción de preguntas supere en mucho a sus afirmaciones.

Con esa preparación precaria, predispuestos a escuchar, nos enfrentamos en estos días a una serie de expertos en relaciones internacionales, la nueva camada de especialistas que llenó las horas de televisión reemplazando a epidemiólogos y toxicólogos. Con buena predisposición, estos profesores se pararon frente a mapas y gráficos y no sólo mostraron la zona específica de los combates sino la ubicación de los países de la OTAN, cómo fueron cambiando con el tiempo, la desaparición del Pacto de Varsovia, la entrada al Mar Negro, los orígenes de Rusia en Kiev, las ambiciones zaristas, la naturaleza doble o inexistente del pueblo ucraniano, etc.

Sus exposiciones fueron siempre fascinantes. Sumaban dos cosas: la confianza que da el haber dado clases durante años y el hecho de que su conocimiento está hecho de simplificaciones. No estoy rebajando su experticia –de hecho, la cantidad de datos que manejan me parece deslumbrante– sino que necesariamente los expertos en política internacional reducen grandes extensiones de tiempo y espacio a unas pocas frases. “Desde la caída del Muro, Rusia ha visto cómo la OTAN ha ahogado su sueño imperial dejándolo sin estados buffer” es una frase que podrían haber dicho y que en 110 caracteres resume decenas de miles de kilómetros cuadrados, centenares de millones de personas y siglos de historia. Entre esa necesaria jibarización y la personalización de los países, que pasan a tener recuerdos, deseos y pulsiones secretas, el análisis tiende a tratar los eventos internacionales como si se tratara de una partida de TEG, en donde fichas y dibujos reemplazan a personas y vidas.

Tuve durante varios días el mismo proceso: durante la noche, participando en los medios, escuchaba una serie de exposiciones lúcidas y firmes que trataban de explicar los motivos detrás de la decisión de Putin al punto de convertirla en algo razonable. Esto se evaporaba a la mañana siguiente cuando, al leer los medios informativos y ver las imágenes del desastre, los ucranianos dejaban de ser una pieza de un tablero y se convertían en seres sufrientes, cuya vida cotidiana había sido arrasada junto con varios de los edificios en donde vivían, para no hablar de las vidas perdidas. La racionalidad impuesta a los procesos internacionales de manera tan esquemática necesitaba de alguna manera borrar los matices y las incomodidades que genera la realidad. Y esa realidad era gente común sufriendo un golpe cruel y totalmente inesperado.

Sin mucho esfuerzo se puede relacionar esta limitación que tiene el punto de vista profesional con la ejercida por los “expertos” durante la pandemia. El área de su experticia era todo: había que bajar el número de contagios de una única enfermedad y no había ninguna otra cosa que importara. El resultado fue desastroso no sólo en términos de calidad de vida sino también en términos de comunicación. Quedó establecido que el experto tiene la palabra final en su tema, que es un tribunal inapelable. Creo, por el contrario, que sólo una cultura generalista, no estrecha, puede tener una mirada más humana que evalúe costos y beneficios de cada acción. Como el epidemiólogo que sólo piensa en “su” virus, el especialista enamorado de la palabra “geopolítica” tiende al mismo grado de abstracción que deshumaniza.

En estas cosas pensaba cuando un amigo de Twitter (@ColucciLuis) recordó una entrada memorable del Borges de Adolfo Bioy Casares, una entrada de 1956, en donde el escritor recordaba una anécdota formidable. Si de simplificaciones se trata, esta parece mucho más sensata:

Al comienzo de la Segunda Guerra, cuando Inglaterra defendía sola al mundo libre, nos reunimos en el restaurant chino La Pagoda, en Diagonal y Florida, para firmar un manifiesto en favor de los aliados. Esa mañana, los primeros en llegar fuimos Borges, Petit de Murat, Martínez Estrada y yo. Entre Borges y yo explicamos nuestro propósito. Martínez Estrada dijo que él quería hacer una salvedad o, por lo menos, un llamado a la reflexión. Nos preguntó si no habíamos pensado que tal vez hubiera alguna razón, y quizá también alguna justicia, para que unos perdieran y otros triunfaran, si no habíamos pensado que tal vez de un lado estaban la fuerza, la juventud, lo nuevo en toda su pureza, y del otro, la decadencia, la corrupción de un mundo viejo. Yo pensé que con un personaje así no se podía ni siquiera discutir y, mentalmente, lo eliminé de la posible lista de firmantes. Me equivocaba. Petit de Murat se levantó y dijo que para nosotros el asunto era más simple: «De un lado está la gente decente, del otro los hijos de puta». «Si es así —contestó Martínez Estrada, tomando un color que pasó de grisáceo a amarillento— firmo con ustedes encantado» y, ante mi asombro, subimos a las oficinas de Argentina Libre y estampó su firma en nuestro manifiesto.

Y muchas veces, no siempre, es así de simple. De un lado está la gente decente y del otro lado los hijos de puta. El de la invasión de Ucrania es uno de esos casos.

Nos encontramos en dos semanas.

 

Si querés anotarte en este newsletter, hacé click acá (llega a tu casilla jueves por medio).
Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

 

Compartir:
Gustavo Noriega

Licenciado en Ciencias Biológicas de la UBA. Participa de programas de televisión y radio de interés general y escribe regularmente en el diario La Nación.

Seguir leyendo

Ver todas →︎

#22 | El último eslabón

El descubrimiento tardío de Pity Álvarez hace pensar que quizás no haya otro artista que nos conecte con ese mundo oscuro que nos es ajeno.

Por

#21 | Como una mosca en la pared

El éxito descomunal que está teniendo esta edición de Gran Hermano se debe a algo muy sencillo: es un formato extraordinario.

Por

#20 | ¡Pero que viva el fútbol, Pisculichi!

Hay que desenamorarse de la hinchada y volver a enamorarse del juego, que puede ser espectacular.

Por