JAVIER FURER
Domingo

La inexplicable sobrevida
de Guillermo Moreno

A pesar de sus condenas judiciales, sus fracasos electorales y sus ideas obsoletas, el ex secretario de Comercio sigue siendo una presencia constante en los medios. ¿Por qué?

Guillermo Moreno tiene una inhabilitación perpetua para ejercer cargos en el Estado por malversación de fondos públicos. En 2017 fue condenado por usar plata de todos los argentinos para comprar cotillón anti-Clarín. La foto del funcionario de La Matanza Mauricio Benítez con los niños angoleños descalzos sosteniendo las medias con la inscripción “Clarín miente” es una estampa clásica del kirchnerismo à la 2012 y se la debemos a Moreno.

Que haya sido condenado por esto es como que Al Capone haya sido condenado por evasión impositiva. Es bienvenido, claro, pero hizo cosas muchísimo más graves. Principalmente, intervino el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) entre 2007 y 2015 (en realidad él renunció a la Secretaría de Comercio en 2013, pero el INDEC no se normalizó hasta el gobierno de Cambiemos), usando violencia física y psicológica contra los trabajadores, para alterar las mediciones de inflación.

El daño fue incalculable e irreparable. Por más que la gestión de Jorge Todesca reconstruyó las estadísticas, resulta imposible reconstruirlas hacia atrás. El hueco 2007-2015 quedará para siempre en todos los gráficos de todos los libros de historia. Además, la alteración del IPC (el Índice de Precios al Consumidor) pronto contaminó otros índices, como la medición del PBI (Producto Bruto Interno) y la EPH (Encuesta Permanente de Hogares), es decir, la pobreza e indigencia. Llegó a tal punto el descalabro estadístico, que el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, ordenó que se dejaran de publicar esos datos, con la famosa excusa de que eran “estigmatizantes”. No, fue porque Moreno había roto todo y ya no se podía arreglar sin empezar de cero.

Una consecuencia palpable de todo esto fue, por ejemplo, el pago a los bonistas. Parte de la deuda estaba atada al IPC y parte al PBI. Mientras se subestimaba el IPC, se sobreestimaba el PBI (por la misma subestimación del IPC). Es decir: se pagaba menos por un lado, pero más por el otro. Según Cynthia Pok, socióloga eyectada del INDEC por Moreno en 2008, los bonistas salieron ganando con la martingala.

Cuando se fue Moreno de la Secretaría de Comercio, en 2013, Kicillof ordenó que se calculara distinto el PBI. Con la nueva metodología, dio un poco más bajo y no hubo que pagarles más a los bonistas. ¡Qué suerte! Pero no tanta, porque hicieron un juicio y lo ganaron. Si se ratifica el fallo, el gobierno de Javier Milei deberá pagar 1.440 millones de dólares. El uno-dos de Moreno y Kicillof, el dúo Pardepe.

Su presencia mediática contrasta con el magro resultado en las urnas y con su prontuario, que debería relegarlo al olvido en un país normal.

Con todos estos antecedentes, Moreno fue precandidato a presidente el año pasado, pues la inhabilitación perpetua no está firme (hace cinco años que espera una resolución en manos de la Corte Suprema). Obtuvo casi 190.000 votos. Un 0,77%, que le impidió pasar a la primera vuelta. Menos que Gabriel Solano, que perdió la interna del FIT con Myriam Bregman.

A pesar de este magro resultado en las urnas y su copioso prontuario, que deberían relegarlo al olvido en un país normal, Moreno disfruta de una generosa presencia mediática. Es columnista de Duro de domar en C5N; de El amor es más fuerte, el programa de Nancy Pazos en Radio 10; tiene un programa propio en el canal Extra los jueves junto a Diego Moranzoni (M&M), acompaña a Moranzoni en su programa Ensobrados, en el canal de streaming Vale Todo, y conduce los domingos Los días más felices, también por Radio 10. Además, es entrevistado habitual en otros programas: el lunes salió por Del Plata entrevistado por el inefable Tomás Méndez, el martes en Splendid con Ramón Indart, el miércoles en Delta 90.3 con Mauro Federico, el viernes en Radio Colonia y más. Todo el mundo hace de cuenta que no es un simple bribón.

Todo este material está subido a su canal de YouTube, UB Comunidad Organizada, que tiene el eslogan trumpista “Argentina grande otra vez”. El canal es prolijo, visualmente atractivo y se actualiza al instante. Tiene 111.000 suscriptores y los comentarios que le dejan son todos elogiosos. Transcribo algunos:

Viva la patria 🇦🇷🇦🇷 viva Perón y Evita 🇦🇷🇦🇷 viva principios y valores 🇦🇷🇦🇷 Guillermo Moreno próximo presidente 🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷🇦🇷

Guillermo Moreno tiene razón no importa cuando veas esto es el único capacitado para resolver este kilombo de país.

Que grande GUILLE siempre DOMANDO boludos

Debate historico y recontra sirve cuando se quiere debatir con un Social democrata. O alguno que quiera decir que el gobierno anterior fue Peronista!!

El viernes Roberto Navarro (a quien le perdí el rastro y no sé a qué subfacción del kirchnerismo responde) tuiteó lo siguiente: “Mintió en la inflación casi 5 años. Decidió ganadores y perdedores x cientos de millones en bonos, cometiendo un grave delito, persiguió penalmente a consultores, engañó a Cristina y hoy gasta millones en redes que no se sabe de dónde salen. Moreno es tan peligroso como Milei”. Acompañado por un gráfico que muestra el crecimiento de la presencia online de Moreno.

A deskirchnerizar, a deskirchnerizar

La sociedad se cansó del chamuyo del Estado presente, de la liturgia ideológica, y el peronismo está viendo qué hacer con eso. Algunos están en el Gobierno, directamente, como Scioli, libertario y peronista. Estoy seguro de que a más de uno le gustaría hacer como él, empezando por Sergio Massa.

El resto empieza a fingir demencia. Se nota en los clips de Pedro Rosemblat con los que me cruzo. Rosemblat es el ejemplo perfecto de kirchnerista de Palermo: un progre que la quiere ir de peronista. Es la chica de la canción “Common People”, de Pulp, y el que canta votó a Milei. Pero no me quiero detener en él sino en sus entrevistas. Fue en una charla con él en la que Cristina habló de productividad. En otra, la historiadora Julia Rosemberg dijo que el asesinato de José Ignacio Rucci había sido un error político. Quieren deskirchnerizarse. Martín Rodríguez, también en Gelatina, va incluso más allá: “No poner el carro del folklore delante del caballo, el peronismo no se hace sólo en nombre del peronismo”. En resumen: cortémosla con la marchita.

Moreno evidentemente no acuerda con Rodríguez, porque cada intervención suya en Duro de domar es precedida por la marcha peronista, como si fuera un personaje de Titanes en el ring. Pero sí con la idea de deskirchnerizar. Y sobreactúa su antipatía hacia los progres como un libertario más.

En su afán de deskirchnerización, habla mucho de economía. Es economista, como Milei, y trata de recordarlo todo el tiempo. También menciona seguido que es “empresario” (usa esa palabra sin ponerse colorado). Claro que, en general, dice cualquier cosa. El lunes, luego del mal día de los mercados, lo explicó así: “Si vos vas a aumentar la cantidad de bonos que hay en el mercado… es obvio que si aumentás la cantidad de mercadería, tiene que bajar el precio”. “Claro”, contestó Duggan. Es cualquier cosa lo que dice, pero por lo menos está implícita la ley de oferta y demanda, algo que no siempre está presente en el universo económico kirchnerista.

Siempre habla con una lapicera en la mano, para dar la imagen de que apenas termine va a seguir haciendo la planilla de costos en un block de hojas cuadriculadas.

Siempre habla con una lapicera en la mano, para dar la imagen de que apenas termine va a seguir haciendo la planilla de costos en un block de hojas cuadriculadas y un papel carbónico. Su visión de la economía es la de un almacenero. Manolito, que votó a Milei y ahora está vendiendo menos, lo empieza a mirar con cariño. Le gustó en particular este fragmento de una entrevista en Vorterix Santa Fe: “¿Qué es Galperin? Un negocio de humo. ¿Cuál es el stock de Galperin, aparte de su sof? Aparte del sof que tiene, que yo te puedo decir, mirá, es un sof interesante. ¿Qué es lo que tiene?”

Uno de los entrevistadores de ese programa le hizo una pregunta interesante. ¿Qué tiene para decirle el peronismo a los trabajadores independientes que pertenecen a rubros del siglo XXI, como por ejemplo un pibe que trabaja editando videos para una empresa extranjera? Moreno ni siquiera entendió la pregunta.

Por más que se presente como un peronista “económicamente racional”, y más allá de lo bruto que es, las propuestas son las mismas que las de Kicillof, a quien le gusta ver como su némesis dentro del peronismo: retenciones, proteccionismo, intervención estatal. Por más que quieran deskirchnerizarse o dejar de cantar la marchita para disimular. Kicillof cree que 2 + 2 da 5. Moreno sabe que da 4, pero le apunta con un fierro al signo igual para que de 5.

Si es racional, no es peronismo

La semana pasada, los fiscales Diego Luciani y José Ipohorski pidieron cuatro años de prisión por la manipulación de datos del INDEC. Moreno hizo un largo descargo en uno de sus tantos espacios. Dijo que se lo acusa por un solo semestre de los 15 en los que estuvo a cargo de la Secretaría de Comercio. Lo repitió un par de veces, como si eso fuera un atenuante. Es como decir que alguien mató a una persona, pero dejó vivas a muchas otras.

Lo más gracioso igual fue el diálogo posterior con una de sus invitadas, la socióloga Andrea Melo, referente de su partido en la segunda sección bonaerense. La chica le cuenta, como algo sorprendente e indignante, que en la última materia que dio en la facultad para recibirse en marzo de 2015, ella citó una estadística del INDEC en el parcial domiciliario, y el profesor le pidió que pusiera como nota al pie que el organismo estaba intervenido. “¿Qué tenía que ver eso? Imaginate que incluso dentro de la academia se había generado esta imagen que estaba naturalizada. Así que creo que vamos a festejar dentro de poco respecto del fallo y el resultado positivo en tu favor”. Ahí Moreno la interrumpe y le baja la expectativa: “Vamos a tener el debate, no sé el fallo”.

No sé si Moreno es tan peligroso como dice Navarro, pero no está de más recordar que en su momento lo fue y que nadie que pretenda ejercer el periodismo debería entrevistarlo como si no hubiera pasado nada, mucho menos tenerlo como columnista en su programa.

Pero además, y esto excede a Moreno, es útil para ver cómo el peronismo está intentando cambiar de piel, adaptarse a los discursos de moda, para volver al poder y hacer lo mismo de siempre. No existe el peronismo racional. Y si es racional, ya no es peronismo.

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

Compartir:
Diego Papic

Editor de Seúl. Periodista y crítico de cine. Fue redactor de Clarín Espectáculos y editor de La Agenda.

Seguir leyendo

Ver todas →︎

Globalistas vs. patriotas

Los líderes de Occidente han quedado enfrentados en dos bandos cada vez más nítidos. ¿En cuál ponemos a Milei? La respuesta es menos clara de lo que parece.

Por

El extraño caso de los judíos antisionistas

Si bien son una clara minoría, hay judíos que se oponen a la existencia del Estado de Israel. Este es un intento de entender por qué.

Por

Biografía de un autobiografiado

‘Turco’, el libro de Pablo Perantuono y Fernando Soriano sobre Jorge Asís, es la historia exhaustiva y desmesurada de un escritor que se pasó décadas narrándose a sí mismo.

Por