Saigón

Mientras saltamos de zoom en zoom, el país pierde expectativa y fuga parte de su capital físico y humano. Es probable que estemos cruzando un punto de no retorno.

Por Eduardo Levy Yeyati