Síganme

Cuando la fe de las masas favorece al mesianismo populista, 
la democracia debe prepararse para el autoritarismo
y los fanáticos.

Por Diego Fonseca