ELOÍSA BALLIVIAN

Aerolíneas: ¡afuera!

Los lectores están hartos de nuestra línea de bandera.

Es increíble la nota de Eugenio Palopoli sobre la obra de Cohn y Duprat. El periodista ve, creo que en El ciudadano ilustre y Nada, mensajes más allá de los pensados por los creadores.

Me comprenden las generales de la ley respecto de Gastón y Mariano, pero sus obras son movilizantes, y lo bueno es que dan letra para pensar.

Saludos,

–Beatriz Arroyo

Hola. Comencé mi día leyendo Seúl y no puedo dejar de escribirles para manifestar mi juicio.

La nota editorial es brillante. Me dedico a la filosofía de la ciencia desde hace más de 45 años. El tema de investigación del equipo al que pertenezco hace años se ocupa del análisis filosófico del concepto de modelo científico. Creo que esa experiencia fundamenta mi juicio laudatorio.

La nota editorial proporciona tanto información como un cuidadoso análisis que me permite justificar mis impresiones hasta ahora superficiales sobre el ODSA. Vuestra contribución me permite tener ahora un juicio más profundo y elaborado.

Sólo resta agradecerles la investigación realizada.

Es muy importante que entre una audiencia abierta a la reflexión se difundan informes como éste.

Muchas gracias.

Cordialmente,

–María Cristina González

No voy a entrar en considerandos sobre el artículo “La fábrica de pobres“, que tiene sus argumentos técnicos y políticos que seguramente en parte tendrán sus razones como lo tiene el documento del observatorio en cuestión. Lejos de las estadísticas, lo invito a venir al Conurbano –no el profundo, sino a Bernal– a tomarse unos mates y ver desde la ventana de mi escritorio los pobres e indigentes –solos o en familia– que puedo ver por día y mostrarle la jubilación de mis padres y quizás se difuminen rápidamente las cuestiones ideológicas y partidistas.

Para los que tocamos el dolor del hambre y la desesperanza, las estadísticas y los artículos en cuestión son muy buenos análisis intelectuales, pero la realidad es otra. Hay tres vías en la Argentina: la de los políticos –Gobierno y oposición–, la de los medios y sus tribunas analíticas, y la tercera es la sociedad; cada una camina andariveles distintos y por el momento no veo manera de juntarlos. Es más, creo que se profundizará esa grieta.

Gracias por leerme y seguiré leyendo sus artículos y revista.

Atte,

–Lic. Sergio Dalbessio

Muy bien fundamentada la crítica al informe de la UCA. Y, sobre todo, corajuda.

Muchas gracias,

–Adolfo Luis Ruiz

Aprendiendo cosas nuevas con Seúl.

Me gustó mucho la selección de temas del domingo 25 de octubre. Me resultó enriquecedora la cantidad de datos para fundamentar varias posiciones. Buena recapitulación sobre la historia de Aerolíneas Argentinas y detallado analisis de los reportes del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Qué bueno ir más allá de ideas originales y buena argumentación; poder mirar con buena fe los hechos y las cosas como son. A no perder la sana honestidad intelectual.

Gracias,

–Ignacio Gorupicz

¡Hola! Me gustó mucho la frase:

“El Estado no vive de tener empresas rentables (algo que, por otra parte, no sabe hacer, en general) sino de cobrarle impuestos a quienes producen, para lo cual lo que mejor puede hacer es crear las condiciones para que produzcan y agreguen valor de la mejor manera posible.”

Quisiera un artículo que trate el tema del pasado, presente y futuro del transporte público. Soy la tercera generación en este rubro y realmente me interesa un punto de vista crítico.

Desde ya, muchas gracias,

–Florencia Haro

Estimado:

Soy argentino y vivo en Uruguay hace veinte años. El presidente Mujica (que representa a parte de la denominada “izquierda” uruguaya) logró que Uruguay “cerrara” la línea aérea estatal porque sólo le sacaba a dinero a la gente. Los uruguayos que quisieran “volar” debían hacerlo utilizando una aerolínea que sirviera ese tramo. Obviamente, el porcentaje de uruguayos que viajaban era mínimo. No podían pagar los vuelos porque no tenían ingresos suficientes para pagar su viaje. El viaje lo tiene que pagar aquel que pueda hacerlo con fondos propios, no del Estado. Esos fondos del Estado deberían asignarse a la educación, salud y a intentar que cada uno viva en un lugar digno. No a viajar. Debería sí, a mi entender, haber un fondo del Estado para cubrir esos costos, en competencias deportivas, culturales y otras que lo ameritan. No en viajes de placer.

–Claudio Bevilacqua

Excelente la nota “Aerolíneas no somos todos”. Con sentimientos encontrados por haber trabajado como tripulante durante más de veinte años, coincido con la opinión del autor de la nota. Línea de bandera pueden tener quienes se lo puedan permitir. Un país empobrecido como la Argentina no está en esas condiciones.

Muchas gracias por aportar claridad a un mundo de negocios turbios y oscuros.

Saludos,

–Horacio Damianovich

Excelente, muy bien explicado. En vez de privatizar, alguien tendría que haber levantado un teléfono para avisar a la competencia que Aerolíneas en muy poco tiempo iba a vender sus aviones muy barato.

–Hugo Courtade

Aerolíneas tiene que privatizarse.

–María Gazzolo

Estimados:

Uno de los grandes dramas de la Argentina es la degradación de la cultura en general y de las élites dirigentes en particular. A mí también me llamó poderosamente la atención la cita de la licenciada Cirmi, ex Directora Nacional de Políticas de Cuidados, sobre el lenguaje inclusivo: “Un gobierno que quiere eliminar la pobreza y la perspectiva de género es contradictorio porque la pobreza está llena de mujeres y diversidades”.

Ese comentario es una falacia formal de afirmación del consecuente, ya que se afirma el segundo elemento (“la pobreza está llena de mujeres y diversidades”) y se infiere incorrectamente que el antecedente es verdadero (“un gobierno que quiere eliminar la pobreza y la perspectiva de género es contradictorio”), cuando en realidad ambos términos no tienen relacion causal entre sí. Es evidente que la licenciada Cirmi no estudió Lógica en la facultad, o si lo hizo olvidó sus lecciones o las dejó de lado para manipular a su audiencia, como hacen muchos políticos y dirigentes de este país.

Vemos en el accionar diario de muchas figuras públicas (no sólo políticos) que falta educación, criterio, sentido común y más importante aún, valores. Es imperativo mejorar la calidad de la educación pública para que el común de la gente pueda detectar estos engaños más fácilmente.

Una buena manera de empezar sería incluir las materias de Lógica y de Economía y Finanzas como cursado obligatorio en el último año de la educación secundaria para enseñar a los jóvenes a razonar, a comprender las complejidades y restricciones de los temas económicos y a administrar mejor sus finanzas personales, a cargo de profesores idóneos en el tema.

Un cordial saludo,

–Rodolfo Roballos

¿San Salvador de Jujuy no es una ciudad? ¿Por qué sostienes esa clase de perspectiva, tan equivocada y tan equívoca? Se habla del “resentimiento” del interior, pero lo cierto es que cansa leer que Buenos Aires es La Ciudad y que el resto del país… es el resto.

Saludos desde Santa Fe,

–Carlos Roberto Morán

 

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

 

Compartir:

Seguir leyendo

Ver todas →︎

¿Fue una invasión?

Algunos lectores se enojaron porque dijimos que “invadimos” las Malvinas en 1982.

Por

Cartón lleno

El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA contesta la nota “La fábrica de póbres”, de nuestro editor general Hernán Iglesias Illa.

Por

Salto al vacío o imperativo categórico

Los lectores tienen (o quieren tener) esperanza.

Por