ELOÍSA BALLIVIAN

Yo no me hice kirchnerista

Dos cartas: una de Mario Pergolini sobre nuestro artículo sobre CQC de la semana pasada y otra de un suscriptor sobre de qué debe hablar la oposición en el año que empieza.

Publicamos nuestro feedback los sábados pero, habiendo sido ayer feriado por Navidad, esta semana lo pasamos a hoy. Tenemos dos mensajes: uno de Mario Pergolini, comentando el artículo de la semana pasada sobre el derrotero político de los viejos cronistas de CQC, y una reflexión política del suscriptor @DiegoCBE, que pidió no usar su nombre completo.

 

No es mi caso

Leí la nota de Damián Damore sobre CQC donde afirma que todos los que formamos parte del ciclo somos actualmente oficialistas. Lamento decir que no es mi caso. Lo lamento porque esto invalida el artículo, pero nada más lejos de mí sentir esa afirmación tan genérica.

Coincido, tal vez, en que algunos de mis ex compañeros sin duda expresan ser incluso “kirchneristas”. Pero no es mi caso. Creé CQC, lo pensé, lo llevé a cabo y sé qué queríamos hacer en esa época. Trasladar eso a hoy es un poco tonto. Sólo fue un programa de TV, cuyo formato se repitió en España, Francia, Israel, Italia, Chile y Brasil, países que no tuvieron parecidos políticos con la Argentina. Agradezco el recuerdo, lamento el análisis tan liviano. Abrazos y los leo domingo a domingo.

Mario Pergolini

 

Empezar a decir las cosas

Después de leer aquí las reflexiones sobre las elecciones pensé qué puede hacer de ahora en más la oposición racional. Una es instalar de acá al comienzo de la campaña electoral de 2023 los temas que este gobierno está barriendo debajo de la alfombra por complicados y piantavotos. Hay un año y medio para evidenciar bombas de tiempo, que en el peor de los casos podrían llegar a explotarle a un posible gobierno de Juntos por el Cambio o en el mejor de los casos desactivarlas pagando un muy alto costo político.

Un ejemplo muy obvio son las tarifas de servicios públicos del área metropolitana de Buenos Aires, congeladas hace 32 meses, desde abril de 2019, y desactualizadas frente a una inflación que supera el 50% anual. Machacar incesantemente sobre esto ayudará a concientizar a la población sobre esta bola de nieve, y, o bien lograr que esta administración sufra el desgaste de empezar a hacer algo al respecto, o ser expuesta como responsable de no estar haciéndolo, hipotecando el futuro. Explicar que la paralización de las obras del subte de CABA son producto de tarifas muy atrasadas más el hachazo al presupuesto de la Ciudad y no tanto de la desidia de su actual gobierno.

Lo mismo con el creciente déficit de Aerolíneas Argentinas: ir creando la noción de que no puede seguir así indefinidamente. Y explicar que cada peso destinado a la empresa saca recursos de seguridad, defensa, educación y justicia que sí son demandados por la gente más humilde que no viaja en avión.

Explicar que cada peso destinado a Aerolíneas saca recursos de seguridad, defensa, educación y justicia que sí son demandados por la gente más humilde que no viaja en avión.

Hablar y hablar sobre el atraso de las leyes laborales, regímenes sindicales y el desquicio del sistema jubilatorio. Explicar que la edad de retiro fue subiendo progresivamente en buena parte del mundo desarrollado a partir de la crisis financiera 2008-2009. Y que por antipático que suene, trabajar por más tiempo redundará en un beneficio para el sistema que tanto se dice querer preservar.

Hay hasta mediados de 2023 para instalar estas cuestiones, interpelar al gobierno nacional sobre ellas, y preparar el terreno por si hay que enfrentarlas en dos años. Ya se minimizó la herencia recibida en 2015 y buena parte de la población tomó como una injusticia las medidas que se aplicaron para intentar encarrilarla. A aprender para volver mejores.

–@DiegoCBE

Compartir:

Seguir leyendo

Ver todas →︎

El trumpismo no morirá

Sería un error pensar que, en un escenario post-Trump, el mundo retomará el sendero de liberalización, apertura económica y competencia cooperativa.

Por

Blindarnos, pero no tanto

Las tareas que le aguardan a un eventual gobierno de Juntos por el Cambio son muchas y difíciles, pero se deben hacer de frente a la sociedad.

Por

Rivalidad, la cosa sana

Las rivalidades exacerbadas en el fútbol son un invento reciente y absurdo.

Por