ELOÍSA BALLIVIAN

El problema argentino

Los lectores (incluidos algunos kirchneristas despistados) opinan sobre la entrevista a Esther Solano.

Estimados:

Me encantó su editorial. Borré el calificativo “excelente”, porque recordé que no reúno los requisitos para calificar. Luego, es mas apropiado decir que me gusta, y cuánto.

Dice el editorial: “Se están dando cuenta”. Pregunto: ¿quiénes? Creo que más que nada se asustaron de la motosierra.

Vi con rabia y vergüenza el uso político del CONICET, su utilización para beneficiar a los amigos del poder. Eso es lo que queremos que se destierre, no el Consejo entero. No quiero que con mi plata se financien proyectos como “Me clavó el visto…”.

Se le va derritiendo la careta a Milei, pero temo que hasta que eso suceda del todo, ya lo tendremos sentado en el sillón de Rivadavia. ¿Cómo educar al soberano? Hay muy poca conciencia cívica, tal vez producto de los Gobiernos que hemos tenido. Muchos de los que votaron a Milei deben ser los que venían diciendo: “son todos lo mismo”. A esas personas el único que les parece distinto es Milei.

Me llama la atención: la Jefa, como menciona Milei a su hermana, ¿no da entrevistas? No la he visto en ningún programa. Mientras los técnicos de La Libertad Avanza van suavizando los enunciados de su líder en entrevistas televisivas, exhibiendo una solvencia más basada en nuestra ignorancia que en sus capacidades, ¿nadie entrevistó a la Jefa?

Creo que nos han tomado el pelo a todos, principalmente a los que lo votaron. Lo sobramos probablemente más tarde que a tiempo, lamentablemente.

En cuanto a Nancy y a Echarri, no los creo tan inocentes. Igual que muchos que salieron a militar kirchnerismo (Dady, Víctor Hugo Morales, Florencia Peña, Andrea del Boca, un montón de periodistas, etc), recibieron beneficios, entonces han sido partícipes o cómplices de este descalabro. Ofendieron nuestra inteligencia, nos escupieron en la cara, porque estaban recibiendo parte del botín del saqueo. Se merecen el repudio de la gente (y no suele gustarme el escrache, práctica que es mejor evitar). No les creo que sean sólo adherentes sinceros; son aprovechados, sacaron ventaja de la miseria. Yo no los hubiera increpado, pero sinceramente, que se jodan.

Disculpen el exabrupto, muchas gracias por sus sesudos comentarios. Son muy estimulantes.

Niñeces: mi amigo Ricardo Martín, editor de la revista Veme de Bahía Blanca, acerca de lo de las niñeces y otras tonterías por el estilo, usó la expresión “lenguaje intrusivo”, que me encantó. Les cuento, nomás.

Saludos y gracias,

–Silvia Germán

Muy buena nota con Esther Solano. Muchos periodistas dicen que Javier Milei es “el único que dice lo que va a hacer”. Hay que romper este mito. Todos los candidatos explicitan sus “que”. Milei falla en los “cómo”, y sobretodo en los “cuándo”

No es terreno fácil para nadie, porque se sabe que “el que especifica se crucifica”, pero hay que intentar desnudar esa épica emocional vacía de contenido real.

Está claro que Milei es de los  personajes que conectan profundamente con historias, biografías y afectos muy estructurales en la sociedad. Ahora, que no podés menospreciarlo sería en respeto a quienes de buena fe se conectan, no del personaje que de mala fe busca una conexión basado en la falta de comprensión de los conectados.

Milei expresa en última instancia utopías o directamente objetivos que calan en la sociedad, pero son incumplibles.

–Juan Seitún

¿Por qué “Frenar a Milei”? Mauricio, el fundador del partido, está claramente más cómodo con Milei que con Horacio y con Patricia. Y si Milei representa mejor sus ideas…

–Daniel Zalcman

Algunas notas a la entrevista a Esther Solano.
 
a) La comparación con Brasil (PT–Bolsonaro) es fácil, pero no la mejor con Argentina (Unión por la Patria, Juntos por el Cambio, Milei). La más adecuada sería España (PSOE–PP–Vox).
 
b) Esther Solano es una muy fina observadora, pero colaboró con la campaña del PT, más cercano a UxP y al PSOE que a JxC y al PP.
 
c) Hace excelentes recomendaciones: “no menospreciar el fenómeno” y “no caricaturizarlo”. Milei ya se quejó de eso diciendo que atribuir su éxito al “voto bronca” es insultar a sus votantes. Los “libertarios” no son antisistema, son anti-este-sistema. Y este-sistema dista de ser perfecto. Por ejemplo, no es lo que nos contaron de “un hombre, un voto”. Este es un sistema de voto calificado, donde 50.000 electores fueguinos eligen un senador, mientras que hacen falta 5.000.000 de electores bonaerenses para lo mismo. Y donde los que tienen el voto menos valioso terminan subsidiando a los que tienen el voto más valioso. Y si vamos a Diputados, vemos que se reparten las bancas según una ley de la dictadura militar, de hace 40 años, y según el padrón de hace 40 años, favoreciendo a las provincias con menor población.
 
Las respuestas más adecuadas que he visto hasta el momento han sido las de Macri, diciendo (hace meses) que los libertarios no son seres malignos y, ahora, felicitando a Milei por su éxito en las PASO. JxC no debería alarmarse por eso, debería apreciar que se trata de acciones propias de alguien que les lleva meses de ventaja y que facilitan futuros acuerdos parlamentarios e, incluso, electorales.
 
d) Y una valiosísima recomendación: “escuchar cuidadosamente”. Y, yo precisaría, “pensar cuidadosamente la respuesta”. La situación nos da mucho para escuchar. Un ejemplo de estos días: Milei dijo que “hay que privatizar el CONICET”, y La Cámpora automáticamente respondió: “No a la privatización”. Es una opinión generalizada que el “Ñoquicet” está colonizado por La Cámpora, que sus numerosos investigadores tienen sueldos paupérrimos, que las numerosas investigaciones tienen presupuestos paupérrimos y que los resultados no son espectaculares. O sea, algo hay que hacer.
Si se propusiera, por ejemplo, “barrer a los ñoquis de La Cámpora”, grito de guerra que en su momento le reportó numerosas adhesiones y votos a su autor, aumentaría el presupuesto disponible para investigación. O seleccionar inteligentemente los proyectos por rentabilidad social, científica o tecnológica: menos investigaciones con mayor presupuesto individual permitirían reducir significativamente los plazos para llegar a los resultados. El tiempo es oro. O aumentar los sueldos de los investigadores: permitiría atraer a los mejores y no sólo a los que no tienen una opción mejor. ¿Estas propuestas serían apoyadas por los votantes de JxC? Sí. ¿Y por los de Milei? También.

Hay cientos de casos donde uno puede sentirse estafado por este-sistema. Cuando hay un paro de Aerolíneas, todos pensamos que hay demasiados sindicatos con poder para detener el transporte aéreo. Y que Aerolíneas, con 11 millones de pasajeros por año, recibe casi tantos subsidios como el transporte público del AMBA, con 11 millones de pasajeros por día. ¡Una proporción de 365 a 1! ¿Eliminar los subsidios a Aerolíneas sería aceptable para los votantes de JxC? ¿Y para los de Milei? ¿Cerrar Yacimientos Río Turbio, Télam, la Televisión Pública?

Este es el camino que deben transitar los que creen en la libertad y el progreso, independientemente de si se encuadran, o no, en “libertarios” o “progresistas”.

–Gustavo Ghelfi

Interesante y razonable el artículo sobre Milei, pero con una falla grave: el problema argentino se llama peronismo y sus derivados, igualmente totalitarios, no Milei.

–Luciano Tanto

El componente libidinal es lo que hace muy cuesta arriba evitar la asunción al poder de Milei. Deben conectar en la misma dimensión arquetípica, donde hay un rebelde se debe anteponer un cuidador. Poder exhibir que la debilidad del rebelde es llevar su rebelión demasiado lejos y obsesionarse con ella, mientras que a través del arquetipo del cuidador que se evidencie, con empatía y compasión, que se ocupa de proteger a los demás. Muy difícil, aunque no imposible.

–Jorge Solari

Estimados:

Mis felicitaciones a Hernán Iglesias por la muy buena entrevista a Esther Solano y a Gonzalo Garcés por su alegoría sobre el origen “terrenal” de las religiones.

Ciertamente, ambas notas se conectan muy bien para entender el fenómeno Milei. Tal vez la tercera pata sea una entrada al submundo de la “casta”, para poder elaborar escenarios de salida posibles (¿institucionales?).

Con afecto,

–Graciela Romer

Muy buena la nota con la investigadora española Esther Solano. Da mucho jugo para pensar. Y pensando pensando, quiero comentar que en Argentina el voto a Milei tiene su parte de enojo, de rabia, de resentimiento, como señala Solano estableciendo una similitud con el voto a Bolsonaro en Brasil. Y, además, digo, tiene una parte importante de rebeldía joven (tal vez “pendeja”) contra la “didáctica” K: la “política-cátedra” (yo te explico tus derechos, tu historia, te aviso cuál es tu futuro, todo en un tono bastante didáctico–moralizante (elitista, llama Solano a ese wing discursivo de la política y de la prensa que se distancia peligrosamente de la gente enojada: peligroso porque es la brecha por donde se mete la voz del “rompamos todo”, de la derecha antisistema).

Ese cansancio de la actitud moralista se puede percibir al conversar con jóvenes pobres; ellos, por ejemplo, no reciben con sonrisa la propuesta de presentarse a becas o subsidios (para terminar los estudios, para hacer una casa, para adquirir un vehículo…). Al contrario: ofendidos, rechazan con rebeldía, “yo no quiero limosna, yo me lo gano”. Y en la clase media baja –que no todo votante de Milei es modelo tirapiedras; también hay señoras y señores de barrios muy tranquilos– sin que sea tan patente ese rechazo, sí hay un enojo soterrado en quien dice “la vieja cree que te da un montón dándote remedios, mientras ella se la lleva con pala y vive como vive”. La vieja es CFK.

Como sugiere Solano, conviene escuchar con paciencia y cuidado. Lo que algunos llamamos “modelo de reparto”, otros lo viven como limosna que ofende y ocasión de desempoderar al receptor del supuesto beneficio.

Esa gente ofendida llegó en Argentina hace unos años al “que se vayan todos”. Pareció que pasaba, pero ahora se está expresando en el “reventemos todo (el Estado)” de Milei. Apelar a la advertencia y al miedo abstracto sólo refuerza el placer de esos fans de Milei ante el logro de una reacción: de repente, de ser los nadie, pasan a ser temibles; de estar desarmados, ahora se dan cuenta de que tienen en sus manos un arma poderosa: el voto. La democracia es, entonces, la oportunidad de ocupar el lugar de quien da y quien quita; de quien atemoriza con su poder. No será fácil, claro, hacerlos correrse de ese lugar, y menos para votar a un “casi-K bien comportado” como Massa (en su imaginación atravesada del enamoramiento con la rebeldía de Milei, Massa es más de lo mismo que los ofendió).

Sería importante para los militantes de base de Massa no aumentar la ofensa y las ganas de “epater le bourgeois” con advertencias vanas y, para el candidato, no hablar desde la elite de quien maneja la economía y puede reventarte el magro salario no controlando los precios (y efectivamente lo hace mientras habla de derechos abstractos).

–Griselda Fanese

¡Hola para todos!

Aprovechando la ola desatada, estoy reenviando la nota de Palopoli a mis amigos para mostrar el CONICET tan bien descripto por Pitta. Sería muy importante divulgar en varias notas que el CONICET también realiza actividades de dudosa importancia para nuestra comunidad y siempre teñidas de ideología.

El otro tema importante es cómo funciona monetariamente esa asociación –casi secreta– en el caso de los barbijos Covid entre Kovi, universidades, investigadores, empresas certificadoras, etc.

Gracias por vuestra atención y éxitos,

–Nelson Lisandro Mariani

Soy enemigo acérrimo de las teorías conspirativas, pero la realidad argentina te lleva a romper tus propias convicciones. Y, como bien se dice, toda convicción es una cárcel.

Teoría: el peronismo quiere que gane Milei.

Contémoslo de manera muy simple a ver si tiene algún sentido.

El peronismo y mucho de sus interloctures eligieron a Milei como su principal enemigo de la campaña. Tanto Cristina como Alberto, Massa, medios afines, medios no tan afines, hacen referencias constantes a él como el demonio al que se le tiene que tener miedo.

Objetivo de esta estrategia: dividir y sacarle a Juntos por el Cambio el voto antiperonista.

El voto antiperonista en la elección actual es el voto ganador. Más del 70% del país votó en contra del peronismo unido, el valor más alto de la historia moderna. Ahora, ¿está en el peronismo elegir el peor candidato para llevarle esos votos? En parte, sí. Y este líder populista, mesiánico y profeta como Milei es perfecto.

Después de probar la falla del kirchenrismo como sistema de gobierno, que gane un gobierno “normal” puede hacerlos perder para siempre. En cambio, si el antiperonismo se lo lleva una persona con un partido sin estructura, con ideas impracticables y que probablemente no pueda gobernar, es el mejor plan para volver. Buscando un “se lo dijimos, vino a gobernar la derecha y vieron el desastre que hicieron”.

Es más, el peronismo actual cooptado por el kirchnerismo está dando la última estocada. Generar un caos social pre elecciones que solamente alimente el voto bronca dando inclusive más votos a Milei, llevándolo a una victoria en primera rueda. Veamos esta semana: saqueos organizados en varias ciudades, con un nivel de violencia muy alto. ¿Quienes son los especialistas en esto? Pasó Duhalde y dijo que no sean tan obvios. Que lo del 2001 fue obra de él y no acepta imitadores.

Siguiendo el hilo, entonces, ¿por qué el peronismo se haría un autogolpe de este estilo? Porque no tienen nada que perder. Es más: ya perdieron. Entonces, destruyamos todo. La bronca va a llevar a las masas a votar más a Milei todavía. Debilitando a Bullrich, el verdadero opositor que el kirchnerismo ve como un riesgo para hacer un gobierno normal y que no vuelvan nunca más.

Por un rato, esto que se viene rumoreando me parecía imposible. Y esta teoría, una estupidez absoluta. Pero recomiendo, después de leer esta teoría, escuchar lo que dijo Gabriela Cerruti (la vocera presidencial; cada vez que digo esto dan ganas de llorar) sobre los saqueos. Primero, diciendo que no existen (afirmación que, viniendo de semejante ser nefasto, es prueba de que existen) y, segundo, dando a Milei como responsable. De hecho, en sus posteos lo nombra directamente.

¿No habría más chances de que un partido con muchísima más estructura, como Juntos por el Cambio, esté detrás de esto para desestabilizar al gobierno? ¿Por qué no se lo nombra? No será que…

La última parte de la teoría es si Milei es consciente o no de este papel que juega. Yo creo que no. Sus afirmaciones y su ambición de poder son las mismas de hace muchos años.

Es una teoría tonta, sin pruebas. Pero los hilos se ven. ¿Será conspirativa? Ojalá JxC se la juegue y no quede sólo en esta estupidez escrita. El futuro del país está en juego.

–Martín Hansen

Reemplazar el vocablo Milei por La Libertad Avanza o LLA. Porque lo agrandamos. Ya pasó también con Macri. Si algo aparece muchas veces, da sensación de valioso. Por eso, desde sus propias comunicaciones, ellos lo hacen. Cuidemos eso, que es aparentemente poco, pero pesa mucho. Gracias. Les hago esta sugerencia porque coincido con lo que proponen y me gustó mucho la nota.

–María Ravazzola

Estimado Lisandro:

Excelente la nota. Le aporto algo que le falta –al menos para mí–. En el café me gusta acompañar el cortado en jarrito (también llamado americano cortado) con una de grasa y la lectura del diario. Tal vez de masoquista nomás. Pero ahora es muy difícil encontrar diarios en los bares, incluso en los tradicionales. Es imposible en los “modernos”, tipo Café Martínez. Y si encontramos un diario en algunos tradicionales, tipo Gardel, sólo hay uno o dos ejemplares, lo que implica que hay que estar muy atento, muy despierto –difícil a esa hora de la mañana–, y además estar dispuesto a negociar con el mozo, sin decirle mozo. O debemos conformarnos con quedarnos mirando el celular, cosa que suele ser repetitiva y aburrida.

Cordial saludo,

–Carlos López

Hola, amigos de Seúl. Leí la nota de Garcés sobre el Mesías barrani. Quiero felicitar al autor por ella. Interesantísimo el punto de vista sobre religión y política, y también el aporte histórico.

Saludos desde Entre Ríos,

–Nicolás Loza

Buenas.

Agradezco y celebro el artículo. Es el análisis que, aunque breve, es lo más interesante que leí al respecto. Más porque incluye una comparación entre Bolsonaro y Milei, en algunos puntos reveladora, como es el caso del aprendizaje en Brasil de ciertas estrategias comunicacionales que se están empleando en Argentina, y que no hacen más que incrementar el fenómeno Milei.

Saludos cordiales,

–Maximiliano

 

Si te gustó esta nota, hacete socio de Seúl.
Si querés hacer un comentario, mandanos un mail.

 

Compartir:

Seguir leyendo

Ver todas →︎

¿Fue una invasión?

Algunos lectores se enojaron porque dijimos que “invadimos” las Malvinas en 1982.

Por

Cartón lleno

El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA contesta la nota “La fábrica de póbres”, de nuestro editor general Hernán Iglesias Illa.

Por

Salto al vacío o imperativo categórico

Los lectores tienen (o quieren tener) esperanza.

Por